Los implantes dentales son una solución definitiva

Los tratamientos dentales transitorios son aquellos que sirven a corto plazo para afrontar un problema pero no para arreglar a largo plazo la situación planteada.

De este modo, un tratamiento definitivo como el de los implantes dentales muchas veces acaba llegando más tarde o más temprano después de los tratamientos provisiones que desde el principio ya se podía anticipar su transitoriedad, lo que abre el debate a si es realmente necesario pasar un tratamiento provisional para llegar al definitivo o es mejor, más cómodo, económico y efectivo apostar directamente por la solución definitiva.

En el ámbito de la reposición de piezas (el de la implantología) se plantea la duda en dos escenarios:

Por un lado, y tal y como aparece expuesto en la entrada de este blog Falsas alternativas a los implantes dentales (referida a los puentes dentales, sobredentaduras y “soluciones” similares), hacer tratamientos provisionales puede llegar a ser una forma de sobretratamiento, ya que carece de sentido realizar un tratamiento sabiendo que en poco años tendremos que realizar un nuevo tratamiento que arregle ya no solo el problema de fondo, sino también las consecuencias desastrosas del primero.

tratamiento definitivo implante dental

Y por el otro lado, encontramos un escenario mucho más sutil como es el de la enfermedad periodontal que ataca nuestras encías debilitando al ajuste de las piezas y pudiendo provocar a medio plazo la pérdida de las mismas y la necesidad de reponerlas mediante implantes dentales.

A diferencia del punto anterior (en el que ya se puede anticipar al 100% que un puente dental no es solución efectiva), en el caso del mantenimiento periodontal puede llegar a surgir la duda de cómo reaccionará el individuo al mantenimiento periodontal; sabemos seguro que el deterioro se producirá, pero si recibimos un buen tratamiento de mantenimiento periodontal y tenemos una muy buena higiene, existe la posibilidad de que nuestra encía responda positivamente ralentizando su deterioro, lo que podría permitirnos evitar la pérdida de piezas (y el consiguiente reemplazo por implantes dentales).

No obstante, en aquellos casos en que el resultado del mantenimiento periodontal no es el deseado y el deterioro de las encías es absolutamente imparable, es inevitable plantearse si no estamos perdiendo el tiempo en una batalla perdida de antemano; quizá en estos casos, en lugar de insistir en un tratamiento provisional ineficaz e ir perdiendo soporte óseo, sería convenientemente apostar por los implantes como solución definitiva.

Compartir

Dejar respuesta