Falsas alternativas a los implantes dentales

Ante la ausencia de una pieza dental (o de varias), se plantea un problema que se enfoca desde diversos prismas. Antiguamente la única opción viable era dejar simplemente el espacio vacío, si bien el ingenio de los primeros especialistas permitió crear mecanismos rudimentarios de reemplazo hasta llegar a lo que llegó a popularizarse como el puente dental. Y todo ello hasta llegar, gracias a los avances en biomateriales de la últimas décadas, a la solución definitiva de los implantes dentales, llamados sin duda a reemplazar a los anteriores puentes.

implantes dentales sin huesoSin embargo, las especiales características del sector odontológico llevan a un caso prácticamente inédito en medicina, y es el de la coexistencia de tratamientos. En cualquier otro ámbito de la salud se aplica siempre el tratamiento más actual y efectivo (cayendo los tratamientos más antiguos rápidamente en desuso), pero por desgracia en el ámbito dental aun existen muchos profesionales que “ceden” a las presiones de sus pacientes y aceptan realizar tratamientos antiguos como los puentes dentales; de hecho, en muchas ocasiones son incluso los propios doctores los que proponen esta clase de tratamientos al paciente, planteándolos como alternativas a los implantes dentales, lo cual es completamente falso.

Consecuencias negativas que se plantean a largo plazo:

  • Pérdida de hueso: Tras la extracción se inicia un período de retracción en la encía (y a medio plazo) en el hueso que va a complicar la eficacia de cualquier otra solución:
    Provoca desequilibrios en el resto de piezas que comprometen su futuro al dificultar su higiene y su estabilidad.
  • En el caso de puentes, la retracción acabará generando espacios de imposible limpieza por debajo de la prótesis (lo que generará a su vez una mayor retracción de le encía y del hueso), provocando falta de soporte en la propia prótesis (por falta de apoyo inferior) y el consiguiente fracaso de la misma).
  • En el caso de sobredentaduras (ante la ausencia completa de una arcada), la retracción irá reduciendo la superficie de contacto de encía con la prótesis, lo que a medio plazo acabará provocando problemas de sujeción que comprometan definitivamente la viabilidad de la misma.
  • En todos los casos, la pérdida de hueso acaba comprometiendo a medio plazo la viabilidad de colocar los implantes como solución definitiva, ya que con poco hueso la colocación de implantes se convierte en un tratamiento más complejo y costoso que puede requerir de intervenciones más complejas (levantamiento de seno, injerto óseo,…).
  • Deterioro de piezas adyacentes: La fijación de un puente supone la manipulación de la piezas de soporte así como la sobrecarga de las presiones que se ejercen sobre las mismas, lo que acelera de un modo drástico su deterioro.

perdida del hueso para poner implantes

Por todo ello, el paciente de comprender que no existen alternativas reales a los implantes, y que cualquier clase de solución paralela es un desperdicio de molestias, tiempo y dinero que no solo no solventa el problema, sino que medio y largo plazo lo agrava considerablemente.

Compartir

Dejar respuesta